American Made brilla con su historia del “Sueño Americano”

¡Drogas, dinero, poder…y un poco de suerte! Ese fue el caso de Barry Seal (Tom Cruise) quien fue piloto de Trans World Airline y cuya vida cambio por completo cuando fue contratado por la CIA para llevar a cabo operativos de espionaje sobre territorio comunista en la época de los 70. American Made cuenta la historia de como un operativo de una de las agencias de inteligencia mas reconocidas del mundo termino siendo uno de los mayores exportadores de drogas mientras utilizaba la protección de la CIA sin esta darse cuenta.

Como bien saben la CIA ha sido conectada en numerosas ocasiones con el entrenamiento y armamento de fuerzas militares privadas en America del Sur, mejor conocido como las guerrillas, para lo que se entiende es para el “beneficio” del país. El problema com esto ha sido la supuesta ilegalidad con la que la agencia opera en diferentes regiones del mundo, digo supuesta ya que el gobierno de los Estados Unido ha hecho todo lo posible para desacreditar cualquier tipo de acusación que se haga en contra de los operativos de inteligencia llevados a cabo y haciendo casi imposible el saber si es cierto o no. Esto es básicamente lo que hace a American Made un gran filme porque busca exponer una idea que por mucho tiempo ha sido oculta, el modus operandum de la CIA cutilizando como referencia las experiencias de Seal. No solo expone un tema controversial de manera coherentemente organizada sino que también muestra los beneficios y las consecuencias de trabajar para las diferentes agencias federal gracias a un brillante trabajo escrito por parte de Gary Spinelli (escritor).

Ahora bien, podríamos estar el dia entero sobre los misteriosos operativos de la CIA, la amenaza comunista, la Guerra Fría por la inmensa cantidad de eventos históricos que acontecieron pero es por esto que American Made cautivo tanto mi atención. La manera en la que se organizaron los sucesos que llevaron a Barry Seal y a la CIA al fortalecimiento del narcotrafico utilizando la tensión que provocó la Guerra Fría y la amenaza comunista como ventaja solo demuestra la habilidad que tiene Doug Liman (director) para proyectar un tema tan complejo en menos de tres horas sin que la audiencia se pierda en la narrativa. En pocas palabras se puede decir que en la película existe un balance narrativo en cuanto a lo que se quiere presentar con sus personajes versus los eventos que al momento se encontraban afectando al mundo, que en escala son mucho mas grandes históricamente.

Tom Cruise en una excelente participación da vida al personaje oportunista basado en hechos reales que utilizó cada situación que se le presentó, fuera ilícita o no, para su beneficio personal haciendo riquezas inimaginables en el proceso. American Made es una película que fuertemente recomiendo ya que representa el torbellino de problemas que trajo como consecuencia los diferentes actos de personas en posiciones de “poder”, y como estos actos mediante mentiras y engaños lograron fortalecer el Cartel de Medellin afectando a la nación norteamericana y su lucha en contra de las drogas hasta el sol de hoy.

Leave a comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *